Vial es una plataforma de difusión diseñada por el personal de Museo de Arte de Puerto Rico para difundir el legado de su colección de forma innovadora. La muestra, como tal, estrenó el 24 de abril en la galería Bertita y Guillermo Martínez en el Museo y se extiende alrededor de la Isla a través de la presentación de algunas imágenes en vallas electrónicas de tipo billboard.

Sala de Vial, Certamen Internacional de Creación e Interpretación Digital, 2013. Foto: Cortesía del Museo de Arte de Puerto Rico.

El proyecto consta de una convocatoria internacional a través de la cual el museo invita a la comunidad de artistas a intervenir digitalmente sobre una selección de obras de la colección. El efecto a plazo inmediato es dar a conocer fuera de las paredes y de los límites del museo parte de la herencia nacional artística de Puerto Rico.

La convocatoria se complementa por un proceso de votación que involucra al público como espectadores activos en la selección de la curaduría final que se presentará este próximo 28 de julio. Durante estos meses, la muestra ha estado compuesta por candidatos y aspirantes a un premio en metálico de $2,000, que recibirá el artista cuya intervención tenga mayor cantidad de votos al final de proceso. Mientras tanto, la sala ha estado poblada de imágenes proyectadas digitalmente, de forma que los visitantes del museo participan de una exhibición itinerante cada vez que llegan a sus salas. Como parte de la plataforma dentro de las instalaciones del MAPR, el público puede poner en una camiseta la obra de su preferencias y así continuar con la misión de ampliar el panorama de visitas de la pieza a la vez que apoya al artista de su predilección con un poco más de visibilidad.

La colección, virtualmente hablando, se emancipa de sus limitaciones materiales y visita monitores en partes de mundo y de la Isla que nunca visitaría. El listado de vallas publicitarias recorre toda la Isla, desde Añasco y Mayagüez hasta Ponce, Carolina y Fajardo. En total hay quince localizaciones, desde las cuales se muestran las propuestas de intervención sobre las obras de la colección. Las vallas, junto a las redes sociales, son esa idea de sala extendida que saca las piezas del museo y las enfrenta a nuevos públicos.

Las obras intervenidas fueron 900-50-80, de Olga Albizu; Manos abajo, de Inés Aponte; Vista de la bahía de San Juan, de Ángel Botello; Las hijas del gobernador Don Ramón de Castro, de José Campeche; Colecticleta, de Jorge ‘Rito’ Cordero; Beautiful Otherness, de Dzine; La Transculturación del puertorriqueño, de Carlos Irizarry; Platano Pride, de Miguel Luciano; Trapiche heladero, de Francisco Oller; Ahí vamos, de Quintín Rivera Toro; Éxodo II, de Rafael Trelles y La Perla, de Rafael Tufiño. Algunos de los artistas participantes como interventores son Elías Adasme, Rafael Vargas Bernard, Damaris Cruz, David Zayas, Sofía Cáceres, Nelson Figueroa, Vincent Díaz, Cacheila Soto, Hermanos Lumière, Rafael Rivera Rosa, Mero, Taí Fernández, Matthew Landers, Lilliam Nieves y Arnaldo Román, entre otros.

Esta plataforma es un proyecto innovador a nivel nacional que colabora en la gesta del museo por insertar arte nacional en la cultura visual de los puertorriqueños. Aun así podríamos preguntarnos qué otras estrategias está implantando el Museo para sacarlas obras de sus paredes y crear nuevos públicos. También podríamos cuestionar hasta qué punto es sólo responsabilidad del museo tender esos vínculos. ¿Cuándo habrá un concilio interinstitucional que se encargue de darle vida a tanta obra almacenada? ¿Cómo hacer pertinente ese  material a un público que ha sido privado por generaciones  de visitar galerías y museos? Vial es un primer paso. Las soluciones no nacerán sólo de una instancia. Esto es un problema de política cultural sobre el cual se debe acudir colectivamente. El acceso a una educación humanística integral, que construya artistas y ciudadanos creativos será de beneficio para el país en general. No podemos sentarnos a esperar por el modelo perfecto; cada proyecto se adecuará a sus necesidad, pero ¿cómo armonizar objetivos en común? Podríamos comenzar por diseñar un espacio de diálogo multisectorial. Lo que hace Vial desde las vallas publicitarias se hace también desde Santurce es ley y Los Muros Hablan. ¿Cómo combinar recursos? ¿Será posible pensar en colaboraciones horizontales que pongan a la disposición del país los recursos de cada proyectos?

No es tarea sencilla, pero tampoco es imposible. Tanto instituciones como proyectos de autogestión han probado estos últimos diez años que la gestión es posible desde cualquier lugar. Insisto, el diálogo es crucial.

La exhibición Vial: Certamen Internacional de Creación e Interpretación Digital puede visitarse en el Museo de Arte de Puerto Rico hasta el 28 de julio de 2013 y en numerosas vallas publicitarias en diferentes puntos de Puerto Rico. Para más información, pueden visitar el enlace del Museo de Arte de Puerto Rico.

*Publicado originalmente en la edición de julio de 2013 de la revista en línea, Visión Doble.